Se miró en el espejo, estaba espectacular con su vestido rojo. Terminó de maquillarse, le gustaba como había quedado su pelo. Necesitaba sentirse segura. Él siempre conseguía hacerla sentir pequeña, pero esta vez era demasiado importante que las cosas salieran bien, y no solo por ella.

Cogió el bolso y la chaqueta y salió al pasillo, sus tacones no resonaban gracias a las impecables alfombras que lo cubrían. Bajó en el ascensor

–Buenos días señora Miriam. ¿Qué tal los niños? –saludo el portero.
–Bien, Damián. Están con los abuelos –fue la escueta respuesta de Miriam.

Damián siempre trataba de ser amable, pero en aquel momento resultaba inoportuno, teniendo en cuenta los últimos acontecimientos.

Desde que se había separado, los niños vivían con ella. Jaime los veía un fin de semana cada quince días, pero últimamente ponía demasiadas excusas. En los dos últimos meses, solo los había visto una vez hacia tres semanas. No sabía que habría ocurrido pero los niños estaban muy raros desde entonces, y a pesar de que les preguntaba y se había volcado con ellos especialmente, no había conseguido saber que pasaba.

Desde el colegio le habían dado quejas de todos ellos, así que se había acercado para hablar con la psicóloga del centro. El diagnóstico fue claro: cuando se dan modificaciones en la conducta o regresiones en varios hermanos a la vez, es siempre por un problema común, generalmente en la familia.

En casa y con ella no había habido ningún detonante especial, seguían con sus rutinas habituales y si acaso los niños cada vez parecían más mimosos y cariñosos con ella, querían dormir con ella, le daban muchos abrazos, empezaba a pensar que se estaban haciendo demasiado dependientes y querían llamar su atención, aunque no entendía por qué.

Al principio, no le había dado demasiada importancia, le gustaba que fueran cariñosos, ella también había sido mimosa, aunque con su niñera, su madre había sido una mujer distante, más preocupada por las conveniencias sociales que por ella, y creía que había acertado al separarse, contra la opinión de su madre, que vivió el escándalo como una tragedia. Pero ella tenía claro que quería evitar que ellos presenciaran las espectaculares broncas que tenía con Jaime, además no le parecía un buen ejemplo que los niños observaran los desprecios que él le dedicaba continuamente, como si se tratase de una relación normal.

Pero el detonante se había producido cuando le llamaron porque Marta, se había pegado con otra niña y cuando acudieron a separarlas observaron que había bebido. ¡Si solo tenía trece años! Tenía sus rarezas de pre adolescente, pero ¿beber? ¿Qué le pasaba a la niña?

Había quedado con Jaime, quería controlarse, por eso habían quedado en El Lápiz Mágico, una cafetería liberaría en la que se habían conocido, un lugar sereno y tranquilo que le inspiraba paz, esperaba que eso le ayudará a no perder los nervios.

Quería que él le contase si había ocurrido algo con los niños.

Estaba sentada en su rincón favorito, veía la entrada perfectamente. Lo vio imponente acercarse a la puerta, las piernas le temblaban, ¡menos mal que estaba sentada!.

Seguía teniendo unos sentimientos intensos hacia él, a pesar de como la había tratado, culpándola de todos sus males, en realidad él se creía con el derecho y el deber de priorizar su trabajo, y superación profesional, anteponiéndolo a ella y a sus hijos, y trataba de humillarla y dejarla en evidencia delante de sus amigos

Para ella ser padres suponía algo más que proveer las materias primas vitales como la comida y la casa lo importante era proporcionarles una seguridad emocional y afectiva para que crecieran sanos psicológicamente, con esa idea en mente había decidido hablar con él. Esta vez tendría que escucharla.

Además de que había querido arruinarla en el proceso, tenía que pensar en esas cosas para hacerse fuerte frente a él.

Respiro hondo y volvió a mirar.

En ese momento Jaime abrió la puerta con su mano izquierda, la derecha reposaba sobre los hombros de una mujer que iba a su lado.

Miriam se quedó lívida

¡No podía creérselo!, era Nina, su ex mejor amiga
….. y estaba embarazada.

Anuncios